radio online

El cáncer de pulmón es el que tiene mayor mortalidad en la Argentina. Cada año se diagnostican 11.200 nuevos casos en el país. Y, a su vez, cada año mueren 10.531 personas a causa de este tipo de cáncer. Históricamente, el cáncer de pulmón tenía una sobrevida promedio de 8 meses. Sin embargo, nuevas inmunoterapias que este año fueron aprobadas por la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT) y que ya están disponibles para el tratamiento inicial del cáncer de pulmón, abren la posibilidad de lograr la cronicidad de esta enfermedad.

El cáncer de pulmón se divide en dos grandes grupos: el carcinoma pulmonar de células no pequeñas, que representa entre el 85 y 90% de los casos, y el carcinoma pulmonar de células pequeñas, que abarca a entre el 10 y 15% de casos. Esta distinción es clave porque definirá qué tratamiento se puede realizar. Hasta el momento, las inmunoterapias están aprobadas para el cáncer de pulmón de mayor prevalencia. Para el otro tipo de carcinoma (de células pequeñas) aún está en etapa de investigación.
Están disponibles en Argentina nuevas inmunoterapias para cáncer de pulmón

El tabaquismo sigue siendo uno de los principales factores de riesgo para el cáncer de pulmón

“En la actualidad es posible diferenciar muchos tipos de tumores en base a sus modificaciones genéticas y hay que hacer un test genético que permita establecer cuál es el tratamiento que tendrá más impacto”, explica el doctor Claudio Martin, a cargo del área de Tumores de Pulmón del Instituto Alexander Fleming y del Hospital María Ferrer. Con las inmunoterapias “el beneficio es mucho mayor que con quimioterapia, la toxicidad es mucho menor y lo que ha cambiado ahora es que hay una tendencia a la cronificación de la enfermedad, mientras que antes la expectativa de supervivencia era muy pobre, aún con la quimioterapia”, añadió.
Mirá también
Aprueban en Estados Unidos una novedosa terapia genética contra el cáncer

Las nuevas terapias para cáncer de pulmón que están disponibles en Argentina llegaron de la mano de los laboratorios MSD (lanzó recientemente el pembrolizumab, aprobado como primera o segunda línea de tratamiento), Bristol –Myers Squibb (tiene el nivolumab, como segunda línea de tratamiento) y Roche (presentó el atezolizumab, como segunda línea de tratamiento). Una de las características de la inmunoterapia, que desde hace algunos años viene revolucionando el tratamiento del cáncer, es que apunta a la medicina personalizada. En estos casos, su utilización está indicada para la biomarcación de la expresión PD-L1 en el tumor o de la proteína PD-1 en la superficie de los linfocitos T.

“La biomarcación es clave dado que los tumores utilizan múltiples mecanismos para engañar al sistema inmune, como lo es la expresión de la proteína PD-L1 en su superficie, el que pone un freno a los linfocitos T (las células encargadas de eliminar toda amenaza potencial), impidiendo que estos últimos los ataquen. Estos fármacos permiten eliminar esa barrera que el tumor le ponía al sistema inmune”, explicó la doctora Claudia Bagnes, jefa de oncología del Hospital Tornú. “Contar con un biomarcador predictivo permite optar por el tratamiento correcto para el paciente correcto en el momento correcto, lo que redunda en un incremento de la sobrevida con calidad de vida y limita los efectos adversos”, añade la especialista.

“Lo que están logrando estos tratamientos es prolongar la sobrevida de los pacientes. Sobre todo, porque la respuesta inmune se mantiene después del tratamiento. Una vez que despertaste la inmunidad al paciente, sigue actuando. Con la quimioterapia respondía el 15% de los pacientes, y la progresión era a los tres meses”, añade Bagnes.

Roche también presentó otra nueva terapia para el cáncer, el alectinib, que es una terapia dirigida que está indicada para aquellos pacientes que presentan la alteración genética denominada traslocación de ALK, responsable del crecimiento y diseminación del cáncer (presente en un 5% de los casos de adenocarcinoma pulmonar). El alectinib inhibe esa traslocación, que suele provocar resistencia a la terapia estándar y frecuentemente provoca metástasis en el sistema nervioso.

En cuanto al uso de estas nuevas drogas para otros tipos de tumores, el atezolizumab también se aprobó para el cáncer de vejiga mestastásico, para el que desde hacía 30 años que no se presentaban nuevas opciones terapéuticas. El pembrolizumab también está indicado para melanoma y cáncer de cabeza y cuello.

 

Domingo, Diciembre 17, 2017

VIDEOS

INTENDENTE IGNACIO OSELLA
SOTUACION DE LA MUNICIPALIDAD DE GOYA

Alternative flash content

Requirements

Alternative flash content

Requirements

COMPLEJO TURISTICO LA MARTA

Alternative flash content

Requirements

Alternative flash content

Requirements

Alternative flash content

Requirements

POLICIALES