Cómo hicieron un estadio de nivel europeo en una de las provincias más pobres del país

VIP.JPEG

La gran final entre River y Racing estrenará una cancha de lujo en Santiago del Estero, cuya construcción demandó 1.500 millones de pesos.

Enterate de todos los detalles en esta nota.

Maximiliano Benozzi

“Es un estadio de nivel europeo”. Así calificó Conmebol al Madre de Ciudades de Santiago del Estero en un informe cuando hizo la inspección para aprobarlo como sede de la próxima Copa América y las Eliminatorias Sudamericanas (la Selección jugará contra Uruguay ahí el viernes 26) que se disputará en Argentina y en Colombia. Ubicado en el Norte de la capital provincial, cerca del centro, entre la vieja costanera, la nueva que bordea el Río Dulce y el Puente Carretero que une Santiago del Estero con La Banda, la segunda ciudad más grande de la provincia, este estadio da su puntapié inicial con la final de la Supercopa Argentina entre River y Racing y el objetivo de su construcción apunta a identificar a Santiago como una provincia deportiva. La inauguración estará a cargo, ni más ni menos, del presidente de la Nación, Alberto Fernández, quien cortará la cinta.

Este estadio, con un costo millonario (su construcción demandó 1500 millones de pesos, cuando el presupuesto inicial era de 900 millones de la misma moneda) está construido en una de las provincias con los índices socio-económicos más bajos del país. En uno de los lugares con más pobreza. De una pobreza que duele. Que alcanza al 50 por ciento de la población. Y que tiene porcentajes similares de desnutrición infantil, según se desprende de los registros oficiales.

Hay un dato que pinta más sombrío el panorama: en La Banda, donde se emplaza el estadio, gran parte de la población no cuenta con cloacas.

Evidentemente, la provincia le da la espalda a su gente y apunta su financiamiento a construcciones faustosas para albergar eventos deportivos como si eso solucionaría los problemas de necesidades básicas.

Solo así se explica que ya cuente con el autódromo Internacional de Río Hondo, en el que, entre otros eventos, hubo Turismo Carretera, TC 2000, Top Race y el campeonato Mundial de Motociclismo. Y ahora se lanzó con todo a los eventos futbolísticos, con este estadio que costó cerca de 1.500 millones de pesos y cuya construcción estuvo a cargo de una unión de empresas entre Astori y la local MIJOVI.

El diseño del estadio, muy moderno, estuvo a cargo del arquitecto Enrique Lombardi (el ex presidente de Estudiantes). De afuera, tiene un recubrimiento que techa las tribunas (el campo de juego queda al descubierto) con paneles y espacios que simulan ser branquias para que pase el aire. Y por dentro, cuenta un restaurante de primer nivel y un museo interactivo y áreas recreativas en realidad virtual donde se simula que Bilardo (interpretado por el actor Marcelo Mazzarello) y Sergio Goycochea te invitan a jugar dentro de la cancha.

En este estadio, que tiene dos pantallas gigantes, una detrás de cada arco, entran 29 mil personas sentadas. Las butacas están pintadas de diferentes colores. Y no es casual. Se trata de un objetivo visual que dé la sensación de que hay gente en las tribunas.

El Madre de Ciudades (le pusieron ese nombre en honor a la ciudad más antigua), además, tiene un salón para ver en tres dimensiones cómo se armó el estadio y que ofrece una visual espectacular de la cancha; una simulación de estar dentro de una pelota en el estadio con realidad virtual y efectos especiales y un espacio de videojuegos proyectado para lo que será el futuro equipo de e-sports de AFA de Santiago del Estero, entre otras novedades. Está ploteada la figura de Diego Maradona y tres estatuas de jugadores que son orgullo santiagueño: el Chango Cárdenas, el Loco Houseman y Luis Galván.

Después, están los otros amenities que tienen los estadios: estacionamientos, cabinas y sala de prensa, iluminación LED que cumple con los requisitos de Conmebol, pantallas gigantes sobre las dos cabeceras y 24 palcos VIP. En uno de ellos (una especie de departamento de cuatro ambientes se observa un equipamiento top: sillones lujosos, televisores plasma, puertas corredizas ploteadas con imágenes de Diego Maradona y muchos detalles más) estará el gobernador de la provincia, Gerardo Zamora.

La pandemia demoró la inauguración del estadio. Pero el tiempo sirvió para reacondicionarlo mejor y acomodar los últimos detalles. En septiembre de 2020, por ejemplo, se probó el sonido. Y para determinar si el funcionamiento del sistema de audio era el adecuado, por ejemplo, pasaron el relato del tercer gol de River en la final contra Boca en Madrid: "Y va el tercero, y va el tercero”, en la voz de Mariano Closs.

El martes a la noche también probaron cómo andaba la iluminación. Para eso, montaron un show de luces similar al que hubo en la previa de la Supercopa 2018 jugada en Mendoza, en la que River le ganó 2-0 a Boca con goles del Pity Martínez y Scocco. Y en la previa de esta nueva final de la Supercopa Argentina habrá un show con una banda musical. “Nos llena de orgullo a todos los santiagueños este estadio y tenemos el agrado de recibir esta final y que salga de la mejor manera. La idea es tener muchos eventos, ya tenemos confirmado Argentina Uruguay, tendremos la Copa América y esperemos que todo salga bien”, le dijo a Clarín Julio Marchant, el ex jugador de Boca, que ganó todo con el equipo de Carlos Bianchi, hoy director de Relaciones Públicas del estadio. Y afirmó que “el césped está impecable”.

El gobernador Zamora observará el partidos desde un palco que se parece a un departamento de lujo. Mientras, su población sigue padeciendo hambre y desamparo. Pan y circo. Más circo que pan, en realidad.
CLARIN

 

0
0
0
s2sdefault
powered by social2s

Pinturería Todo Color

© 2017 - 2021 Todos los Derechos Reservados - Diseño: IN-CO-NE