Fue compinche de Maradona en el Mundial juvenil. Jugó en Zaragoza, Lecce y Sion de Suiza (donde fue campeón). Hoy vive un calvario a los 60 años: dirige la Quinta de Almirante Brown y no cobra desde febrero.

"Pienso mucho, son horas y horas pensando, y me agarra la depre. No es fácil. Pero de la cabeza estoy bien, fuerte. No se me cruzan cosas raras, eh... Yo quiero volver a trabajar para tener un mango en el bolsillo. Ahora dicen que esto puede durar hasta septiembre. Entonces me pregunto: ¿Qué le digo al del alquiler del departamento? ¿Cómo hago para ir al supermercado? ¿Qué voy a comer a la noche?".

El autor de la frase es Juan Alberto Barbas, histórico mediocampista de Racing, campeón en el Mundial Sub 20 de Japón 1979, donde fue una de las figuras del equipo dirigido por César Luis Menotti, junto con Diego Maradona y Ramón Díaz, e integrante del plantel que disputó la Copa del Mundo de España 1982. Barbas, como tantos otros argentinos, la está pasando mal en tiempos de pandemia: hace dos meses que no puede trabajar como coordinador de las inferiores de Almirante Brown. "Muchas veces meto un té o un mate cocido con galletitas de sal para la cena para cuidar el mango", le dice Barbas a Clarín sin tapujos.

"Vivo de lo que trabajo en Almirante Brown y necesito del sueldo para comer. No quiero dar lástima porque hay mucha gente que la pasa peor que yo, pero esta es mi realidad. Es la segunda vez que la vida me pega así, la anterior fue cuando me echaron de Racing en 2012, y no quiero pasar más por esto. Estoy pensando en alejarme del fútbol", reflexiona Barbas, que hasta antes de la cuarentena ingresaba a las 7 de la mañana en el club de Isidro Casanova y se retiraba pasadas las 19. "Soy coordinador junto a Damián Balbuena de todas las categorías de AFA, entreno a la quinta y por la tarde coordino las Infantiles", suma el DT de 60 años.

Barbas fue un notable jugador de fútbol que debutó en Racing en 1977, estuvo 10 años en Europa (1983 y 1984, jugando para Zaragoza fue premiado por la prestigiosa revista Don Balón como el mejor jugador extranjero de la Liga española,; jugó en Lecce, de Italia, Locarno y Sion, de Suiza, donde fue campeón en la temporada 91/92) y se retiró en 1997 en All Boys. "Muchos se creen que hice una fortuna, pero la plata de antes no es la de ahora. Me alcanzó para vivir bien y para comprar una linda casa, que es donde viven mi ex mujer y mi hija. Solo eso. Así que yo necesito trabajar para alquilar y comer", insiste Barbas.

Barbas no es otra cosa que un laburante de clase media, cada vez más tirada para abajo: vive en un departamento de dos ambientes en Villa Madero por el que paga 9 mil pesos por mes, más las expensas, y mantiene, además, un Volkswagen UP modelo 2014 que terminó de pagar hace exactamente dos meses. "Cobré febrero por última vez y los restantes cheques vinieron rebotados. El club nos dio dos bonos de 10 mil pesos por la ayuda del Gobierno. Con eso más un puchito que tenía voy tirando como puedo. Tengo que administrar porque no sabemos cuánto puede durar esto", cuenta Barbas. Y aclara: "Entiendo también al club porque las recaudaciones bajaron un montón: no entra guita por los partidos, ni de los sponsors, ni de las cuotas sociales. Es un situación difícil para todos".

Barbas dice que prefiere no decir cuánto dinero gana. "No sé si aporta algo", se excusa. "¿60 mil pesos", se le pregunta. Y la respuesta es inmediata: "Ojalá ganáramos esa plata. Los sueldos de los técnicos de Inferiores de los equipos del Ascenso son bajos".

También cuenta que le cuesta dormir. "Nunca fui de dormir, pero con esto menos. Me acuesto y doy vueltas y vueltas en la cama. Capaz que me duermo a las dos de la mañana y a las 6 ya estoy arriba preparando el mate. Leo un poco las noticias y se me hace largo el día. Son muchas horas solo, sin nada para hacer. Y ahí empezás a pensar y pensar y pensar... Y te agarra un poco la depre", señala. "No sé bien cómo es el tema de la salida de la cuarentena. Seguramente el presidente esté haciendo muy bien las cosas, pero es duro no trabajar y estar todo el día encerrado. Ni siquiera podés salir a buscar trabajo o a ganarte el mango de otra manera", agrega.

-Jugaste 4 años en Racing y defendiste la camiseta de la Selección en 33 oportunidades. ¿Pensás que deberían darte una mano? No solo a vos, sino a todos los ex jugadores que están en condiciones similares a las tuyas.

-Yo a Racing le voy a estar agradecido de por vida. Solo tuve problemas con un presidente (Gastón Cogorno), que me echó de un día para el otro. Ahí estuve seis meses malos y tuve que vender el auto porque no tenía para comer. Y de la Selección no sé... Tenemos un grupo en el celular con los chicos del 79 y leer las cosas que ponen ahí me hace bien. Son recuerdos muy lindos. Con Chiqui Tapia hablé una vez y me dijo que iba a armar una Selección de la Primera B Metropolitana y quería que fuese el técnico. No sé en qué quedó eso. Igual yo lo único que pediría, en caso de pedir algo, es trabajo. Yo me quiero ganar la plata trabajando.

-¿Te dedicarías a otra cosa?

-Sí, muchas veces digo que sería lindo tener un trabajo fijo y que todos los meses me depositen una determinada cantidad de plata, como pasa en casi todos los trabajos. En el fútbol es distinto. Ahora también me digo que no sé hacer demasiadas cosas porque toda la vida estuve en el fútbol. No puedo ser plomero, ni gasista ni pintor. Tengo 60 años y siempre viví por y para el fútbol.
CLARIN


0
0
0
s2smodern
powered by social2s

Gobierno de corrientes

Alternative flash content

Requirements

loteria cuarentena

incone

publicidad vianda

Alternative flash content

Requirements