Los de Gallardo tienen más jerarquía, pero chocarán contra un rival que tendrá el apoyo del público y cuenta con un ataque picante.


Daniel Avellaneda

Ganar en Madrid. Gozar y volver a empezar. Aquí, a pasitos de la frontera con Omán. Lejos de la euforia de la Copa Libertadores pero a bordo del calor de esos hinchas que empiezan a poblar las calles de Al Ain. River debutará en el Mundial de Clubes con el impulso de la victoria ante Boca, nada menos. Con el ánimo por las nubes, casi tan alto como cualquiera de esos rascacielos que se imponen en Dubai, el emirato más occidental. Tienen el pecho erguido Marcelo Gallardo y los futbolistas. La frente alta, pero sin sobrar. En definitiva, tiene claro el Muñeco que hay que aterrizar. Dejar atrás el impacto del Superclásico para no sucumbir al narcótico efecto del éxito.

Entonces, Al Ain FC, campeón de Emiratos Árabes Unidos, es tan fiero como Boca, Gremio, Independiente o Racing. Como cualquiera de esos duros rivales que River tuvo que dejar en el camino para ganar la máxima competencia continental. Es más bravo, tal cual les metió en la cabeza Gallardo, que Real Madrid. A fin de cuentas, para jugar otra final de ensueño primero hay que vencer a los locales. Y después, soñar con Gareth Bale, Karim Benzema y todos esos galácticos que dirige Santiago Solari.

La experiencia de 2015 explica la coyuntura. A River le costó horrores derrotar al Sanfrecce Hiroshima en Japón. Necesitó 72 minutos para vulnerar a los japoneses y no pasó vergüenza por un notable Marcelo Barovero. Lucas Alario marcó el gol. Después, terminó goleado (3 a 0) por el increíble Barcelona de Lionel Messi. Aunque hay diferencias entre aquel campeón y este que buscará cortar con la racha europea. El propio Muñeco lo dejó claro en la conferencia de prensa que brindó en el Hazza Bin Zayed, escenario del duelo en Al Ain, que será a las 13.30 de Argentina con televisación de Fox Sports.

“En 2015 nos habíamos ganado el derecho de jugar el Mundial de Clubes a mitad de año y tuvimos que esperar cuatro meses para disputar ese torneo. Entonces, nos agarró en otro momento. Esta vez, venimos de conquistar la Libertadores y estamos por jugar esta Copa con el mismo plantel, el mismo equipo, con el envión de haber ganado algo muy importante. Es una postura distinta y nos viene muy bien porque estamos con buena energía”, puntualizó el laureado entrenador.

“Los jugadores ya recibieron el mensaje. Hay que cambiar el chip, olvidarse de Boca, ni pensar en Real Madrid y enfocarse en Al Ain FC”, le confió un integrante del cuerpo técnico a Clarín. Las charlas con los futbolistas, en la atención a la prensa o en los pasillos, van por ese lado. Los árabes serán permeables atrás y desordenados en el medio, pero tienen un ataque picante. Contra Esperance de Túnez utilizaron un 4-4-2 en el que faltó Mohammed Abdulrahman, expulsado ante Team Wellington. El técnico croata Zoran Mamic todavía no definió si le devolverá la titularidad. Marcus Berg, en cambio, jugaría de entrada. El gigante sueco que participó con su seleccionado en el Mundial de Rusia había ingresado en los segundos tiempos de ambos partidos. Padecía un estado febril. Ya está recuperado.

¿Cómo se hace para cambiar el chip? ¿Cómo hace el técnico para pasar de motivar a los jugadores para ganar el Superclásico a enfrentar a Al Ain FC? “Es una cuestión de saber poner las cosas en su lugar, este grupo lo sabe hacer. Son jugadores que tienen claro que, más allá de obtener un logro tan importante, el que para el hincha de River ha sido una de las cosas más importantes del club, eso tiene que jugar positivamente. Los primeros días fueron de alegría, euforia, festejos y una vez que pisamos este territorio nos tenemos que enfocar en lo que viene, que es otra competencia. Si nos dejamos llevar por esa euforia, la podemos pasar mal porque es un rival peligroso, no creo que vayamos a sufrir en ese sentido”, explicó Gallardo.

El Muñeco haría un solo cambio. Rafael Santos Borré, que no había podido jugar la final en Madrid, volverá a ser el socio de Lucas Pratto. Deberá salir un volante. Ante un adversario que genera incertidumbre atrás, River ejercerá una presión alta. En ese sentido, sobra un mediocampista central. Todo indica que saldrá Enzo Pérez.

River pone primera. Con el cuerpo ante Al Ain FC, pero el alma en esa final donde espera, en el mejor de los casos, Real Madrid. Consciente de que tiene una mayor jerarquía, pero sin subestimar. La clave del éxito de Gallardo.

AL AIN, EMIRATOS ARABES UNIDOS. Enviado especial
CLARIN

 

 


0
0
0
s2smodern
powered by social2s
PRESENTAN PROGRAMA DE OBRAS PLUVIALES PARA GOYA

Gobierno de corrientes

LOTERIA SORTEOS

Alternative flash content

Requirements

Alternative flash content

Requirements

VALDÈS PASE FRONTERIZO ITUZAÌNGÒ - AYOLAS

incone

COMPLEJO TURISTICO LA MARTA

Alternative flash content

Requirements

Alternative flash content

Requirements

 Escucha en vivo