Escucha en vivo

Chicho y el Jefe revivieron los partidos que jugaron y el duelo que se viene en la Copa Libertadores. Ven un mano a mano “muy cerrado”.

Dos cinco que raspaban. Serna y Astrada, reunidos por Clarín. Chicho ponderó a Barrios, el Jefe lamentó la ausencia de Ponzio. (Foto Diego Waldmann)

La cápsula del tiempo encierra partidos memorables. Y ningún Superclásico pasará inadvertido. Cada uno tiene un toque especial, una jugada que lo distingue. Hay que viajar al pasado y cruzar el círculo central. Con mucho cuidado, claro. Sobre todo, en el desenlace de los noventa y el comienzo del nuevo milenio. Porque, a fin de cuentas, Mauricio Serna y Leonardo Astrada eran los dueños de la mitad de la cancha en Boca y River.

Chicho fue un volante de piernas cortas y enorme vigor con la camiseta azul y oro, seis veces campeón en los albores de la época dorada, aquella que germinó en las sabias manos de Carlos Bianchi. El colombiano nacido de Medellín ganó tres torneos domésticos (Apertura ‘98, Clausura ‘99, Apertura 2000), dos Libertadores (2000, 2001) y una Intercontinental (2000) ante el poderoso Real Madrid.

El Jefe, un mediocampista central con quite y prolija distribución, es uno de los seis jugadores más ganadores de la historia millonaria.

En su palmarés ostenta una docena de títulos, diez nacionales (Campeonato de Primera División 1990; torneos Apertura ‘91, ‘93, ‘94, ‘96; Clausura ‘97; Apertura ‘97, ‘99; Clausura 2002, 2003) y dos internacionales (Libertadores ‘96 y Supercopa ‘97).

Se enfrentaron en ocho oportunidades. Y se cruzaron lindo. A propósito, tiene una anécdota Astrada.

“Hubo un clásico de verano, un amistoso que jugamos en Mar del Plata. Me acuerdo que llovía y la cancha estaba mojada. Y justo me tiro a barrer con la pierna encogida porque no quería pegarle al Chelo Delgado, que era compañero mío en la Selección. Y me va con todo Chicho. Nos cruzamos. Después de esa jugada, lo busqué todo el partido para devolverle la gentileza”, cuenta el Negro y despierta la sonrisa de Serna. “Hay que decir que los dos íbamos duro. Pero siempre con lealtad”, apunta Chicho.

Reunidos por Clarín en una iniciativa del Banco Ciudad, Astrada y Serna se calzan la retro de camisetadefutbol.com, reviven los viejos clásicos y analizan el presente. Serna estará en la Bombonera. Astrada, en su casa, preparado para la revancha en el Monumental.

Eso sí, los dos lo observan con el mismo prisma, el de dos feroces número cinco que empiezan a imaginar el partido más importante de la historia del país a nivel continental.

-¿Qué palpitan para el primer mano a mano en la Bombonera?

(Serna) -Yo veo un partido muy cerrado, pero con un Boca que va a ser más inteligente que en los duelos anteriores. Estoy seguro de que los jugadores y Guillermo aprendieron de los errores. Será un partido en el que nadie va a regalar nada. Y creo que Boca lo puede liquidar de local.

(Astrada) -Esta clase de partidos se ganan en el mediocampo. Ya lo hizo River en los últimos compromisos. Con campo abierto y con espacios. Eso River lo aprovecha muy bien. Y yo no creo que Boca intente salir jugando de abajo. Hay que presionar como en el último Boca-River, el que se ganó en la Bombonera.

(Serna) -Es cierto que River tiene un muy buen pie en el medio y también, lo que dice el Negro, que Boca no va a salir jugando. Contra los brasileños, que supuestamente eran los mejores, Boca no atacó tanto. Es que, para estas etapas de la Copa, toca cuidarse un poco más. Ahora, por más que sea local, creo que los dos van a especular con sus herramientas.

(Astrada) -El partido se va a terminar definiendo en los pequeños detalles. En ese sentido, hay que estar atento a todo. A la pelota parada, a la subida de los laterales, al poder de gol de Wanchope Abila y (Darío) Benedetto, que está en un momento extraordinario. La verdad, hubiera preferido jugar primero en el Monumental y después, definir en la Bombonera. Más en este momento que está atravesando River, que se fortalece mucho en condición de visitante.

-Negro, ¿cuánto pierde River con la ausencia de Leo Ponzio, que terminó lesionado en Porto Alegre?

-Mucho. Ponzio es un referente y es un técnico adentro del campo de juego. River tiene tres jugadores que, para mí, son fundamentales: (Franco) Armani, (Jonatan) Maidana y, justamente, Ponzio. Pero creo que las veces que jugó Enzo Pérez, lo hizo muy bien. Insisto, Ponzio es un futbolista muy táctico, con experiencia, tiene un liderazgo en la cancha y desde que regresó a River, hace seis años, modificó su juego. Y Gallardo lo explotó muy bien.

-Chicho, ¿qué gana Boca la presencia de Wilmar Barrios, tu compatriota y eje en el mediocampo?

-Wilmar es un párrafo aparte en cualquier equipo. Desde el momento que llegó a Boca fui uno de sus más acérrimos defensores. Demostró su categoría y se ganó el lugar. Es el único jugador en esta plantilla que no tiene suplente. Difícilmente se lesiona, no lo tarjetean, juega 7, 8 puntos cada partido. Encontrar un jugador de esa característica no es poca cosa.

-¿Acá se define quién es mejor técnico: Gallardo o Barros Schelotto?

(Serna) -A Guillermo lo liquidan porque perdió la semi con Independiente del Valle y se olvidan que River también cayó con los ecuatorianos. Hay que valorar lo que hizo.

(Astrada) -Marcelo ya demostró la clase de entrenador que es. Y nada va a opacar el extraordinario trabajo que hizo en el club. Su ausencia en el banco va a ser notoria.

Barros Schelotto probó una fórmula sorprendente en el ataque
Mirá también
Barros Schelotto probó una fórmula sorprendente en el ataque
Serna-Astrada. Boca-River. Y otro duelo que levantará chispazos.

Chicho y el clásico que no jugó
“Tengo muy buenos recuerdos. También, muy malos. En cancha de Boca me tocó perder 3 a 0, la tarde del famoso gol de Rojas. Y aunque no jugué por lesión, el día del gol de Palermo en la Copa fue único. Por la fiesta, por la previa, por todo lo que se habló, porque Boca estaba obligado a ganar”.

El Negro y su bautismo en el Súper
“El que más recuerdo es mi primer clásico en 1989. Jugamos tres partidos muy malos en la Liguilla. Empatamos 0 a 0 y lo definimos en Vélez. Después, hubo uno muy apasionante en River. Boca estaba para hacernos 10 goles, perdíamos 3 a 0 y lo empatamos 3 a 3.Todos son apasionantes”.
CLARIN

Miércoles, Noviembre 21, 2018
Lic Vanesa Morales Direccion de Adicciones

Gobierno de corrientes

LOTERIA SORTEOS

Alternative flash content

Requirements

Alternative flash content

Requirements

COMPLEJO TURISTICO LA MARTA
Campeon Panamericano Kickboxing

Alternative flash content

Requirements

Alternative flash content

Requirements