Las cabeceras asignadas a los egipcios de un lado y a los uruguayos del otro se vieron prácticamente colmadas, pero el resto de las butacas, no.

En el segundo partido de la fase final del Mundial se observaron miles de asientos naranjas vacíos en el renovado estadio de Ekaterimburgo, pese al atractivo del contar en el programa con Luis Suárez y Edinson Cavani por el lado charrúa y Mohamed Salah en el banquillo de los Faraones.

Las cabeceras asignadas para los egipcios de un lado y los uruguayos del otro se vieron prácticamente colmadas, con mayoría de egipcios, pero el resto de las butacas técnicamente eran para ciudadanos rusos.

"Podemos confirmar que se han asignado 32.278 boletos para el partido entre Egipto y Uruguay en Ekaterimburgo. La capacidad del estadio es de 33.061", dijo un portavoz del organismo rector del fútbol mundial.

"El hecho de que la asistencia real no refleje la cantidad de boletos asignados puede deberse a diferentes factores, que la FIFA está investigando actualmente", añadió.

La FIFA ha asignado alrededor de 2,5 millones de entradas para la cita rusa que acaba el 15 de julio con la gran final en Moscú. Los organizadores rusos han señalado que casi todas las entradas ya se habían vendido para la totalidad del torneo.

Los rusos representaron el 46 por ciento de las ventas de boletos, con los estadounidenses liderando los países extranjeros con casi 90.000 billetes.

(Con información de AFP)
INFOBAE


0
0
0
s2smodern
powered by social2s

Gobierno de corrientes

Alternative flash content

Requirements

loteria cuarentena

incone

publicidad vianda

Alternative flash content

Requirements