Escucha en vivo

"Ayala out, Placente in" se leyó en el tablero electrónico. La sorpresa invadió a todos en los pupitres de prensa del estadio de Kashima.

Minutos antes habían repartido las planillas con las formaciones, y de repente, el zaguero de Valencia, incondicional de Bielsa, había desaparecido. Un desgarro en la entrada en calor sacó de la Copa de Japón a Ayala. Fue tan fugaz la participación que 21 días más tarde la selección ya había despegado del Lejano Oriente. Manuel Lanzini ni podrá pisar suelo mundialista. Un eslabón más entre las noticias amargas de última hora que tantas veces, como un indeseable inquilino, se filtraron en la vida de la selección argentina.

El destino se abusó con Lanzini. Esta vez fueron los ligamentos, y en 2016 un esguince en la rodilla izquierda lo excluyó de los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro y lo reemplazó Pavón en un plantel repleto de remiendos. Parece que la cuota de maldad futbolera no se conformó con el bloqueo articular de la rodilla derecha de Sergio Romero, sus colmillos fueron por más. Como en 1986 se ensañó con Passarella. El 'Káiser' figuró entre los primeros en alzar la Copa del Mundo en el palco del estadio Azteca, pero estaba vestido de joggings. Nunca alcanzó a ponerse la camiseta N° 6 de la selección: primero, una intoxicación nunca debidamente aclarada lo debilitó hasta recluirlo en la cama de un hospital del Distrito Federal, y cuando logró superarla, un desgarro aseguró su completa inactividad.
Otros arqueros también tragaron veneno. A Nery Pumpido se le apagó Italia 90 en un pestañeo cuando en la segunda jornada, frente a la URSS, chocó contra un despeje desesperado del 'Vasco' Olarticoechea y se fracturó tibia y peroné derechas. Nacería una leyenda, Goycochea, cuando nadie se lo imaginaba. En cambio, Leo Franco no continuó la saga en Alemania 2006 cuando Abbondanzieri debió dejar el Olímpico de Berlín en los cuartos de final por un rodillazo del delantero Miroslav Klose en las costillas.

Argentina78 también se reservó algunos trazos angustiantes. Un accidente automovilístico que sufrió su esposa, en Francia, motivó la renuncia de Osvaldo Piazza del ciclo de Menotti, cuando tenía muy firmes posibilidades de integrar la zaga junto con Passarella. Entonces, se afirmó Luis Galván. Ya en la Copa, Luque resultó vital con su golazo para ganarle a Francia 2-1, en la segunda jornada. Minutos después de marcar, se luxó el hombro. Lo anestesiaron, lo vendaron y siguió. Cuando llegó al vestuario le avisaron que esa mañana había muerto su hermano en otro accidente. Faltó un par de encuentros y volvió contra Brasil.

Un caso similar al de Lanzini protagonizó Roque Avallay en 1974. Sin redes sociales y con menos morbo y psicosis que ahora. El plantel dirigido por Vladislao Cap partió en mayo hacia Europa, y el delantero de Huracán ya arrastrada una lesión en los meniscos. Participó de algunos amistosos, pero no alcanzó la evolución esperada. Regresó, y la opción entre Carlos Babington o Carlos Aimar no mereció demasiada atención. Viajó 'El inglés' y fue titular en cinco de los seis partidos. Hasta festejó un gol.

El gimnasio del Bronnitsy Tranning Centre, búnker que desde hoy habitará la selección, fue transformado en un enorme play room. Desde el techo se descuelgan 23 gigantografías de los jugadores; entre las imágenes de ´Willy' Caballero y Ansaldi., estaba Lanzini. Comenzar a quitar ese póster en Rusia fue una extensión de la angustiante atmósfera de Barcelona. "No molestar, héroes en reposo", reza la tarjeta que cuelga del picaporte de cada habitación doble de los futbolistas. Nadie más que ellos desean que la pesadilla haya quedado atrás.
Por: Cristian Grosso

LA NACION

Domingo, Octubre 21, 2018
Diputada Geraldine Calvi

Gobierno de corrientes

LOTERIA SORTEOS

Alternative flash content

Requirements

Alternative flash content

Requirements

Plan Ganadero de Corrientes

COMPLEJO TURISTICO LA MARTA

Alternative flash content

Requirements

Alternative flash content

Requirements