radio online

Juventus y Tottenham empataron 2-2 en Italia. El equipo inglés quedó mejor parado para la revancha.
Todo indicaba que sería el partido de Gonzalo Higuaín. Que sus goles se llevarían la tapa de todos los diarios en Europa con un arranque arrollador y dos gritos que parecían inclinar la serie para el lado de Juventus. Pudo haber sido goleada. Y el Pipita tuvo en sus pies una chance única desde los doce pasos. Falló. Y el Tottenham de Mauricio Pochettino no perdonó: pisó fuerte en Italia, fue de menor a mayor y se llevó un valioso 2-2 que lo deja mejor parado para la revancha del 7 de marzo.
El arranque del partido fue inmejorable para Juventus y para Higuaín. Está en estado de gracia el delantero argentino y así lo dejó en claro en los primeros minutos de juego.
Tardó apenas un minuto en aparecer en el área rival. En meter un giro fenomenal, en ir a buscar un pase bárbaro de Pjanic que sacó rápido la pelota parada ante la mirada atónita de la defensa visitantes. El Pipa empalmó el balón en el aire y clavó una media vuelta cruzada. Perfecta.
Ni siquiera se había armado el partido y la Juve ya había logrado lo más difícil: destrabar el resultado.
Y encima volvió a golpear a los ocho minutos tras un claro penal a Federico Bernardeschi. Se hizo cargo Pipita y la clavó abajo contra el palo derecho de Hugo Lloris, que se estiró pero no llegó.
Con ese grito, lleva ocho goles en los últimos cinco partidos: cinco en la Serie A, uno en la Copa de Italia y ahora dos en la Champions.
Después del inicio arrollador, se armó un partidazo. Porque al conjunto inglés -con Erik Lamela desde el inicio- no le quedó otra que salir a buscar el descuento y a los italianos le quedaba terreno disponible para la contra. Casi lo liquida Higuaín en un ataque en velocidad en el que enganchó dos veces en el área y sacó un zurdazo potente que salió besando el poste.
En el área de enfrente el que no perdonó fue Harry Kane, otro goleador en llamas. El delantero picó habilitado, gambeteó en velocidad a Buffon y metió un gol de visitante que puede llegar a ser decisivo en la serie.
Sobre el final del primer tiempo Higuaín tuvo su único lunar en la noche de Turín al fallar desde los doce pasos tras una clara infracción a Douglas Costa en el área. El argentino optó por un remate fuerte y al medio (Lloris otra vez adivinaba el destino) y la pelota rompió el travesaño.
El segundo tiempo se pareció más a lo que se esperaba del partido. Más parejo, más controlado, sin tanto ida y vuelta entre dos equipos de alto nivel que todavía tienen que jugar otros 90 minutos para definir al clasificado a cuartos.
Juventus metió pierna fuerte en el medio con Pjanic como abanderado. Y Tottenham fue progresando en el terreno con prolijidad. En ese rubro se hijo eje Lamela, buscando paredes desde la izquierda hacia el centro.
Y la mejora en el rendimiento tuvo su premio. A los 28 minutos el estadio enmudeció con un derechazo seco de Christian Eriksen. El mediocampista se hizo cargo del tiro libre, le pegó cruzado y esquinado para el 2-2 ante una floja resistencia de Buffon.
El empate, impensado por lo hecho en el primer tiempo, dejó mejor parado a los ingleses pensando en la revancha. Parecía que iba a ser la noche de Higuaín. Pero el que festejó fue otro argentino, Pochettino.

FUENTE: Clarín
Miércoles, Febrero 21, 2018

VIDEOS

GOBERNADOR GUSTAVO VALDES
INAUGURACIONES Y SALARIO
JAVIER IGUACEL VIALIDAD NACIONAL
Una diputada peronista
protagonizó un escándalo durante el carnaval de Corrientes
Ignacio Scocco, mucho más que el goleador de River
El reclamo de Nahir Galarza

Alternative flash content

Requirements

Alternative flash content

Requirements

COMPLEJO TURISTICO LA MARTA

Alternative flash content

Requirements

Alternative flash content

Requirements