Escucha en vivo

Independiente revivió sus mejores años coperos y, con carácter, sumó un nuevo título internacional en el mítico estadio de Río de Janeiro. Tras la igualdad en uno con Flamengo, el Rojo hizo pesar la diferencia que había logrado en la ida.   

Independiente tuvo una cita con su historia y se vistió de gala como en sus mejores épocas: en el mítico estadio Maracaná, el equipo conducido por Ariel Holan igualó 1-1 ante Flamengo y, haciendo valer el 2-1 en el duelo de ida, se consagró campeón de la Copa Sudamericana 2017. Lucas Paquetá había abierto el marcador para el local, pero Ezequiel Barco anotó el empate y le dio la posibilidad al Rojo de repetir el título que había obtenido en 2010.
Fue merecida la consagración de Independiente. Porque respetó un estilo, porque terminó marcando diferencia en cada una de las series (ganó diez de los 12 partidos), porque incluso en la final, ante un clima hostil, en ningún momento abandonó una postura ni se dejó arrollar por la efervescencia que contagió el público brasileño. Incluso pudo haber ganado en el Maracaná y no hubiera sido para nada injusto. Señales de un conjunto convencido, que no apeló al azar para dar la vuelta olímpica.
En el comienzo, el Mengao salió con todo para buscar emparejar el global (en la ida, los de Ariel Holan habían vencido 2-1). La más clara estuvo en los pies de Everton, que se perdió un mano a mano que tapó Martín Campaña.
Luego, el local perdió vuelo. Pero, a los 30 minutos, en una pelota parada los de Reinaldo Rueda se encontraron con la ventaja. Luego de un cabezazo en el área y tras varios rebotes, le quedó a Paquetá, que marcó el 1-0 para soñar con, al menos, el tiempo suplementario.
Pero el Rojo no se desinfló en desventaja. A los 36, Meza no claudicó ante un pase largo y Gustavo Cuéllar forzó el tropiezo. El árbitro Wilmar Roldán solicitó la asistencia del VAR, que corroboró la sanción del penal. Y Ezequiel Barco explicó, con su aplomo y talento en la ejecución cruzada, por qué desde la MLS quieren pagar más de 15 millones de dólares por su ficha.
En el complemento, Independiente aguantó ante un conjunto brasileño sin muchas ideas y aprovechó para salir rápido de contra. Emmanuel Gigliotti lo podría haber liquidado en una gran jugada, pero Juan se la sacó en la línea. En el final, Flamengo tuvo el segundo, aunque Réver la tiró por arriba.
Flamengo buscó los penales con empuje, a los empellones. Apenas si con un intento postrero de Réver consiguió llevar algo de zozobra.
A esa altura, Independiente, interiormente, ya sabía que la mística internacional lo protegía. Respetando la identidad histórica, volvió a hacer historia.
Así, el Rojo alzó la 17ª corona internacional en sus 113 años e igualó la línea del Barcelona de España, quedando a una copa de igualar a Boca y Milan.
Además logró el acceso a otras dos finales internacionales: la Recopa Sudamericana ante el Gremio y la Suruga Bank contra el Cerezo Osaka. Como para seguir demostrando que la mística copera está de vuelta.







Miércoles, Diciembre 19, 2018
Profesores Osuna y Vivaldo ENET Nº 1

Gobierno de corrientes

LOTERIA SORTEOS

Alternative flash content

Requirements

Alternative flash content

Requirements

incone

COMPLEJO TURISTICO LA MARTA
Campeon y Sub Campeon de Rally

Alternative flash content

Requirements

Alternative flash content

Requirements