Escucha en vivo

El hablar sobre el calentamiento progresivo de todo el planeta es un hecho importante, ya que tal circunstancia afecta la generación y distribución los elementos naturales, así como la organización del espacio encarada por el hombre en los diferentes continentes.

NESTOR GOMEZ Es cer­te­ro afir­mar que el tiem­po com­pren­de los ele­men­tos me­te­o­ro­ló­gi­cos co­mo tem­pe­ra­tu­ra, pre­sión at­mos­fé­ri­ca y hu­me­dad y que el com­por­ta­mien­to va­ría en ca­da ins­tan­te, co­rres­pon­dien­do a un lu­gar de­ter­mi­na­do de la su­per­fi­cie te­rres­tre, en tan­to, el cli­ma com­pren­de a los ele­men­tos me­te­o­ro­ló­gi­cos de una re­gión de la su­per­fi­cie te­rres­tre y es pro­duc­to de la su­ma du­ran­te 30 años del com­por­ta­mien­to de las va­ria­bles me­te­o­ro­ló­gi­cas.
En el mis­mo sen­ti­do, es po­si­ble des­ta­car que la tem­pe­ra­tu­ra a ni­vel mun­dial ha ido cre­cien­do len­ta­men­te y fun­da­men­tal­men­te des­pués de la pri­me­ra y se­gun­da re­vo­lu­ción in­dus­trial in­gle­sa en 1750 y 1850 res­pec­ti­va­men­te.

Al­gu­nas cau­sas
El ini­cio del ma­qui­nis­mo ha cons­ti­tui­do en el mun­do un fe­nó­me­no sin­gu­lar e im­por­tan­te, ya que mo­di­fi­có no so­lo las re­la­cio­nes pro­duc­ti­vas de las so­cie­da­des, si­no ha cre­a­do un es­que­ma de po­der dis­tri­bui­do, te­nien­do co­mo ca­be­zas a las so­cie­da­des in­dus­tria­li­za­das co­mo Gran Bre­ta­ña y des­de el año 1.900 los Es­ta­dos Uni­dos de Amé­ri­ca, que apa­re­ce co­mo una pa­ís nue­vo ca­paz de cam­biar de­sig­nios na­cio­na­les, de la ma­no de las gran­des em­pre­sas, trans­for­ma­das en hoy, en em­pre­sas mul­ti­na­cio­na­les y a tra­vés del mun­do fi­nan­cie­ro, que tie­ne su ori­gen des­de el na­ci­mien­to del cré­di­to.
Asi­mis­mo, el ma­ne­jo de los mer­ca­dos ha ido de la ma­no con el do­mi­nio y ex­plo­ta­ción de los re­cur­sos na­tu­ra­les, que fue­ron y son ex­plo­ta­dos con el fin de sa­tis­fa­cer las ne­ce­si­da­des hu­ma­nas. Eso tra­jo gra­ves con­se­cuen­cias pa­ra el hom­bre, que ac­túa en for­ma de­sen­fre­na­da y con la idea de la me­jo­ra cons­tan­te de los in­gre­sos eco­nó­mi­cos y del ni­vel de vi­da, sin im­por­tar el pa­trón na­tu­ra­le­za.
Te­nien­do en cuen­ta la de­si­gual dis­tri­bu­ción de la po­bla­ción en el mun­do, don­de exis­ten ciu­da­des glo­ba­les, me­ga­ló­po­lis, ciu­da­des me­tró­po­lis, ca­pi­ta­les na­cio­na­les y ca­pi­ta­les re­gio­na­les por un la­do, se yux­ta­po­nen es­pa­cios con al­to ni­vel de de­te­rio­ro. Ya se­a, con vo­la­du­ra de sue­los, de­ser­ti­za­ción, de­fo­res­ta­ción, de­ser­ti­fi­ca­ción, aci­di­fi­ca­ción, ero­sión y la­va­do de sue­lo, con­ta­mi­na­ción de rí­os, de la­gos y océ­a­nos; con so­cie­da­des ex­pues­tas a pro­ce­sos con­ta­mi­nan­tes que pro­vo­can da­ños am­bien­ta­les de ran­go natural-­humano con al­can­ce re­gio­nal y tam­bién con efec­to mun­dial.

Adap­ta­ción y mi­ti­ga­ción
En el pro­ce­so des­crip­to, el ca­len­ta­mien­to glo­bal uni­do al pro­ce­so de in­dus­tria­li­za­ción avan­za rá­pi­da­men­te, mo­di­fi­can­do las con­di­cio­nes de vi­da, ge­ne­ran­do en los hom­bres la con­cien­cia de mi­ti­ga­ción y de adap­ta­ción, prin­ci­pios bá­si­cos que de­ben te­ner­se en cuen­ta en to­dos los es­ce­na­rios mun­dia­les y en to­das las agen­das na­cio­na­les.
No obs­tan­te, se pue­de des­ta­car que no to­dos los pa­í­ses del mun­do con­ta­mi­nan en el mis­mo ran­go, ya que los Es­ta­dos Uni­dos de Nor­te­a­mé­ri­ca, Chi­na y los pa­í­ses in­dus­tria­li­za­dos de Eu­ro­pa, son los prin­ci­pa­les es­ta­dos con­ta­mi­na­do­res. Pa­re­ce in­cre­í­ble que los Es­ta­dos Uni­dos de Nor­te­a­mé­ri­ca en la ac­tua­li­dad se ha­ya re­ti­ra­do de la cum­bre de Pa­rís, no aten­dien­do la de­man­da mun­dial de re­du­cir el por­cen­ta­je de los ga­ses con efec­to in­ver­na­de­ro, que con­tri­bu­yen al ca­len­ta­mien­to glo­bal.
Los gran­des pro­ce­sos que se ane­xan a los ya enun­cia­dos, es­tán re­la­cio­na­dos con la llu­via áci­da en gran­des ur­bes so­bre po­bla­das, el efec­to in­ver­na­de­ro au­men­ta­do a par­tir de la que­ma de com­bus­ti­bles fó­si­les y de la li­be­ra­ción por par­te de las in­dus­trias de los ga­ses con efec­to in­ver­na­de­ro, co­mo el dió­xi­do de car­bo­no, el ni­tró­ge­no, los clo­ru­ro­fluor­car­bo­na­dos, el me­ta­no ex­pul­sa­do de los ver­te­de­ros y pro­ce­den­te de la agri­cul­tu­ra, por men­cio­nar al­gu­nos.
En con­jun­to, po­drí­a­mos de­cir que des­de prin­ci­pios del si­glo XX la tem­pe­ra­tu­ra ha au­men­ta­do 0,8 ´C, co­mo pro­me­dio en el mun­do. Las fuen­tes de es­tu­dio res­pon­den al mé­to­do de ani­llos de cre­ci­mien­to, aná­li­sis de los ga­ses re­te­ni­dos en nú­cle­os de hie­lo de Gro­en­lan­dia y la An­tár­ti­da, que guar­dan bur­bu­jas de la at­mós­fe­ra te­rres­tre de has­ta 300.000 años en el pa­sa­do, su­ma­do a los apor­tes del Ser­vi­cio Na­cio­nal de cli­ma del Rei­no Uni­do con el mo­de­lo cli­má­ti­co Had­CRUT3, de la NO­A­A, de la Ad­mi­nis­tra­ción Na­cio­nal At­mos­fé­ri­ca y del Océ­a­no de EEUU y de la NAS­SA GISS, en­tre otros.

In­di­ca­do­res
En­tre los in­di­ca­do­res que de­mues­tran que el ca­len­ta­mien­to glo­bal es una re­a­li­dad, se pue­de ci­tar a la me­di­ción de la tem­pe­ra­tu­ra tie­rra, su­per­fi­cie ai­re; la tem­pe­ra­tu­ra de la su­per­fi­cie ma­ri­na, la tem­pe­ra­tu­ra del ai­re ma­ri­no, ni­vel del mar, cu­bier­ta de nie­ve en el he­mis­fe­rio nor­te, la tem­pe­ra­tu­ra tro­pos­fé­ri­ca, con­te­ni­do oce­á­ni­co de ca­lor, la hu­me­dad es­pe­cí­fi­ca, la tem­pe­ra­tu­ra es­tra­tos­fé­ri­ca y la cu­bier­ta de hie­lo ma­ri­no ár­ti­co.
Si bien los es­tu­dios son in­de­pen­dien­tes, hay mu­cha coin­ci­den­cia en las con­clu­sio­nes, en tan­to, el gru­po Ber­ke­ley en un es­tu­dio re­a­li­za­do so­bre la tem­pe­ra­tu­ra su­per­fi­cial te­rres­tre pu­bli­có en 2011, que la tem­pe­ra­tu­ra su­per­fi­cial te­rres­tre au­men­tó 0,911 ´C en los úl­ti­mos 50 años, y apo­ya los da­tos de la NO­A­A, el Ha­dley Cen­ter y la NA­SA GISS.
El Pa­nel In­ter­gu­ber­na­men­tal de Cam­bio cli­má­ti­co en el mes de oc­tu­bre de 2013 afir­ma­ba que “el ca­len­ta­mien­to del sis­te­ma cli­má­ti­co es ine­quí­vo­co y des­de la dé­ca­da de los 50 mu­chos de los cam­bios ob­ser­va­dos no tie­nen pre­ce­den­tes en la de­ce­na de mi­les de años. La at­mós­fe­ra y los océ­a­nos se han ca­len­ta­do, las can­ti­da­des de hie­lo y nie­ve han dis­mi­nui­do, el ni­vel del mar ha au­men­ta­do y las con­cen­tra­cio­nes de los ga­ses efec­to in­ver­na­de­ro han au­men­ta­do”.
Si se tie­ne en cuen­ta al­gu­nas con­se­cuen­cias po­drí­a­mos ci­tar el au­men­to del ni­vel del mar, el ca­len­ta­mien­to de los océ­a­nos, el avan­ce del mar so­bre ciu­da­des cos­te­ras, pe­rí­o­dos de se­quí­a, la­gos y rí­os po­drí­an se­car­se, me­nor dis­po­ni­bi­li­dad de agua dul­ce su­per­fi­cial, cam­bios de tem­pe­ra­tu­ra y en el ni­vel de plu­vio­si­dad, en­tre otras.

Con­cien­cia
Por ello, es im­por­tan­te ge­ne­rar una con­cien­cia am­bien­tal y en­ten­der cla­ra­men­te el pa­pel que de­be­mos re­a­li­zar a los efec­tos de mi­ti­gar los del cam­bio cli­má­ti­co y re­du­cir las con­se­cuen­cias del efec­to in­ver­na­de­ro.
En­tre al­gu­nas de las de­ci­sio­nes to­ma­das fi­gu­ra la re­duc­ción de los ga­ses con­ta­mi­nan­tes, la ne­ce­si­dad de in­ver­tir en nue­vas for­mas de ener­gí­a, en­tre ellas, las de ca­rác­ter au­to­rre­no­va­ble, lim­pias y no con­ta­mi­nan­te, co­mo la ener­gía so­lar, la ener­gía eó­li­ca, la bio­ma­sa en­tre otras.
FUENTE: EPOCA

 

 

Martes, Diciembre 11, 2018
Club de Emprendedores de Goya

Gobierno de corrientes

LOTERIA SORTEOS

Alternative flash content

Requirements

Alternative flash content

Requirements

incone

COMPLEJO TURISTICO LA MARTA
Gladys Acevedo Museo Gauchesco

Alternative flash content

Requirements

Alternative flash content

Requirements