Escucha en vivo

El 11 de abril de 1865, una ex­pe­di­ción na­val pa­ra­gua­ya es des­pe­di­da en Asun­ción por el ma­ris­cal Fran­cis­co So­la­no Ló­pez, con una Pro­cla­ma “Al Ejér­ci­to Ex­pe­di­cio­na­rio del Sud”, en la cual afir­ma: “Sol­da­dos... vais por se­gun­da vez a lle­var vues­tras ar­mas al sue­lo ar­gen­ti­no... Ha­ce vein­te años com­ba­tí­ais so­bre el mis­mo sue­lo ar­gen­ti­no por vues­tra In­de­pen­den­cia, ame­na­za­da por el go­ber­na­dor de Bue­nos Ai­res, aho­ra vais a com­ba­tir por el sos­tén de esa mis­ma In­de­pen­den­cia...”.

Deniri Jorge EnriqueSe­ña­la tam­bién que “en­ton­ces co­mo aho­ra, en­con­tra­réis en los pue­blos ar­gen­ti­nos ene­mi­gos que com­ba­tir y dig­nos ciu­da­da­nos a quie­nes ten­der la ma­no. No con­fun­dáis al pa­trio­ta des­gra­cia­do con el ins­tru­men­to de la de­ma­go­gia, que en­tro­ni­za­da en la ciu­dad de Bue­nos Ai­res, se de­cla­ra vues­tro gra­tui­to ene­mi­go, se alía al Bra­sil en su po­lí­ti­ca de con­quis­ta y ha­cien­do vo­tos por vues­tro ex­ter­mi­nio le ofre­ce to­da la co­o­pe­ra­ción y au­xi­lio que ca­be en la co­rrup­ción, la trai­ción y la co­bar­dí­a…”
Fi­nal­men­te, ins­ta a “Sol­da­dos y ma­ri­nos” a se­guir el ejem­plo de “…los va­lien­tes de Coim­bra y San Lo­ren­zo…” ase­ve­ran­do que así “…vues­tra cam­pa­ña no se­rá lar­ga y vues­tros triun­fos ha­brán afian­za­do pa­ra siem­pre el por­ve­nir y la gran­de­za de la Na­ción”.
La fuer­za na­val, se com­po­ne de los va­po­res Ta­cuary, Igu­rey, Pa­ra­guary, Mar­quez de Olin­da e Ipo­rá. La co­man­da el Ca­pi­tán de Na­vío Pe­dro Me­za. Su mi­sión es apo­de­rar­se de dos va­po­res de gue­rra ar­gen­ti­nos -­ el Gua­le­guay y el 25 de Mayo-­, con fon­de­a­de­ro en el puer­to de Co­rrien­tes.

Ade­más, trans­por­tan al­gu­nas uni­da­des del Ejér­ci­to con des­ti­no a Hu­mai­tá. Esas tro­pas (u­nos 2.500 sol­da­dos), van a ac­tuar des­pués co­mo in­fan­te­ría de de­sem­bar­co. Una vez ope­ra­da la cap­tu­ra, de­ben re­mol­car­se los bu­ques has­ta Ita­pi­rú, que­dan­do la es­cua­dra su­bor­di­na­da al Ge­ne­ral Wen­ces­lao Ro­bles, Co­man­dan­te del Te­a­tro de Ope­ra­cio­nes cu­ya fuer­za se con­cen­tra en el sec­tor Humaitá-­Paso de la Pa­tria. Ade­más, de­be es­ta­cio­nar un avi­so (em­bar­ca­ción li­ge­ra que cum­ple fun­cio­nes de ex­plo­ra­ción y trans­por­ta plie­gos y ór­de­nes) aguas de­ba­jo de Co­rrien­tes co­mo fuer­za de co­ber­tu­ra del fu­tu­ro fran­queo (cru­ce) del río Pa­ra­ná al ope­rar­se la in­va­sión a la pro­vin­cia.
La es­cua­dra zar­pa a la me­dia­no­che de ese dí­a. Na­ve­ga to­da la jor­na­da del do­ce y arri­ba a Hu­mai­tá por la no­che, de­mo­ra­da a cau­sa de un va­por que le­va an­clas con dos ho­ras de re­tra­so. Una vez de­sem­bar­ca­da par­te de las tro­pas, los bu­ques car­bo­ne­an y vuel­ven a zar­par a las tres, en la ma­dru­ga­da del 13 de abril.
La flo­ti­lla na­ve­ga reu­ni­da en la os­cu­ri­dad de la no­che, bus­can­do ope­rar por sor­pre­sa so­bre el puer­to de Co­rrien­tes; se­gu­ra de la le­ja­nía de la es­cua­dra bra­si­le­ña.
A las sie­te y me­dia, la es­cua­dri­lla pa­ra­gua­ya en­tra en aguas de Co­rrien­tes. Na­ve­ga cer­ca de la ri­be­ra cha­que­ña, si­guien­do el ca­nal en lí­nea de fi­la (u­no de­trás de otro), con el Ta­cuary a la ca­be­za, co­mo bu­que in­sig­nia. Atra­í­dos por el hu­mo de los va­po­res, nu­me­ro­sos po­bla­do­res se con­cen­tran en la ri­be­ra.
Atra­ca­dos en el puer­to, ade­más del Gua­le­guay, que es­tá des­man­te­la­do por re­pa­ra­cio­nes y con los tri­pu­lan­tes alo­ja­dos en tie­rra en una vi­vien­da cer­ca­na, se ha­llan el 25 de Ma­yo con los fue­gos apa­ga­dos pe­ro la ma­ri­ne­ría a bor­do y un va­por­ci­to in­glés, el Flying Fish (pez vo­la­dor), que lue­go del ata­que con­tra­ta­rá el go­ber­na­dor Ig­na­cio La­gra­ña pa­ra que en­tre­gue en Bue­nos Ai­res un men­sa­je in­for­man­do lo su­ce­di­do.

Co­mo na­die es­pe­ra un ata­que, los ma­ri­ne­ros su­ben a cu­bier­ta y el 25 de Ma­yo iza las ban­de­ro­las de sa­lu­do que son de or­de­nan­za.
En pro­xi­mi­da­des de la is­la de La Pa­lo­me­ra, don­de el an­cho del ca­nal fa­vo­re­ce la ma­nio­bra, la es­cua­dri­lla pa­ra­gua­ya vi­ra en re­don­do y se apro­xi­ma a la ri­be­ra co­rren­ti­na pa­ra di­si­mu­lar su ma­nio­bra apro­ve­chan­do las ba­rran­cas. El Ta­cuary se ubi­ca en el cen­tro. Siem­pre en lí­nea de fi­la, Me­za, lue­go de apro­ve­char co­mo úl­ti­ma cu­bier­ta la pun­ta San Se­bas­tián, ini­cia el ata­que. Ha or­de­na­do por me­dio de se­ña­les a los bu­ques ca­be­za -­Igu­rey e Iporá-­ que abor­den el 25 de Ma­yo y al Mar­quez de Olin­da (u­na na­ve cap­tu­ra­da al Bra­sil), que se apo­de­re del Gua­le­guay. El Ta­cuary y el Pa­ra­guary, cons­ti­tu­yen la re­ser­va.
Mien­tras tan­to, aper­ci­bi­dos que las in­ten­cio­nes pa­ra­gua­yas son hos­ti­les, las tri­pu­la­cio­nes de las na­ves ar­gen­ti­nas se apres­tan pa­ra la de­fen­sa. En la Gua­le­guay, lo ha­cen los es­ca­sos tri­pu­lan­tes dis­po­ni­bles.
Ini­cia­do el fue­go, los bu­ques que ata­can a la 25 de Ma­yo, que es­tá an­cla­da en pro­xi­mi­da­des de la de­sem­bo­ca­du­ra del arro­yo Ara­zá, ti­ro­te­an efi­caz­men­te des­de am­bos la­dos a la tri­pu­la­ción, con dis­pa­ros de ar­mas lar­gas y un bre­ve ca­ño­ne­o. Sus hom­bres sal­tan lue­go al abor­da­je ani­qui­lan­do con su su­pe­rio­ri­dad a los efec­ti­vos ar­gen­ti­nos y se apo­de­ran del bu­que. En el ar­dor del com­ba­te, se dis­pa­ra a que­ma­rro­pa in­clu­so so­bre los que se arro­jan al agua pa­ra es­ca­par de la lu­cha. Úni­ca­men­te un guar­dia­ma­ri­na y cin­co ma­ri­ne­ros del va­por lo­gran es­ca­par a na­do, elu­dien­do ser muer­tos o cap­tu­ra­dos. Por el con­tra­rio, cua­ren­ta y nue­ve tri­pu­lan­tes, in­clu­yen­do al Ca­pi­tán, su se­gun­do y cua­tro ofi­cia­les, han si­do apre­sa­dos.
Por su par­te, el Mar­quez de Olin­da no lo­gra acer­car­se al Gua­le­guay que es­tá ama­rra­do con­tra la ri­be­ra con una plan­cha­da a tie­rra, por­que por su gran ca­la­do to­ca fon­do. Eso lo obli­ga a bus­car pro­fun­di­dad y tri­pu­lar al­gu­nas lan­chas pa­ra lan­zar­las al abor­da­je del na­vío ar­gen­ti­no.
Los ma­ri­ne­ros del Gua­le­guay abren fue­go con sus ar­mas lar­gas, pe­ro la su­pe­rio­ri­dad de la fuer­za de abor­da­je pa­ra­gua­ya, obli­ga a su ca­pi­tán a or­de­nar el aban­do­no del bu­que. Si bien si­gue re­sis­tien­do des­de tie­rra lue­go de or­ga­ni­zar dos gru­pos de los cua­les seis tri­pu­lan­tes re­sul­ta­rán he­ri­dos.
Mien­tras es asal­ta­da la Gua­le­guay, una na­ve pa­ra­gua­ya, la Pa­ra­guary, bom­bar­dea la ciu­dad pa­ra im­pe­dir que des­de allí se­an en­via­dos re­fuer­zos.
A las ocho y me­dia el com­ba­te na­val ha con­clui­do.

El Ca­pi­tán Me­za or­de­na al Ipo­rá per­ma­ne­cer co­mo avi­so a la al­tu­ra de El Som­bre­ri­to, a unos trein­ta ki­ló­me­tros aguas de­ba­jo de Co­rrien­tes, pre­vi­nien­do apro­xi­ma­cio­nes na­va­les bra­si­le­ñas.
El res­to de la flo­ti­lla, lle­van­do a re­mol­que las em­bar­ca­cio­nes cap­tu­ra­das, po­ne proa ha­cia Ita­pi­rú, cum­plien­do la úl­ti­ma fa­se de las ór­de­nes re­ci­bi­das. Ha­bién­do­se lo­gra­do la sor­pre­sa, a muy ba­jo cos­to, -­sólo diez he­ri­dos -­, el éxi­to de la ac­ción ha si­do to­tal.
Ese mis­mo dí­a, el go­ber­na­dor Ma­nuel La­gra­ña, co­mo ya que­dó asen­ta­do, en­vía un in­for­me a Bue­nos Ai­res en el que con pers­pi­ca­cia pre­su­me que un nue­vo ata­que ha de pro­du­cir­se a la bre­ve­dad, afir­man­do que “Se cree con pro­ba­bi­li­dad que un nue­vo ata­que ha­rán a es­ta po­bla­ción; al me­nos así es de pen­sar­se aten­di­da la ac­ti­tud de uno de los bu­ques de la es­cua­dra que ha que­da­do es­ta­cio­na­do unas cua­dras de­ba­jo de es­ta ciu­dad y se juz­ga que los de­más que se han ale­ja­do se co­lo­ca­rán cer­ca de aquí”.
Por su par­te, el ca­pi­tán Me­za en su in­for­me, ha­ce una ví­vi­da des­crip­ción del en­cuen­tro, en la que des­ta­ca que “…ha­cien­do se­ñas al

Ygu­rey e Ypo­rá pa­ra ata­car­lo (al 25 de Ma­yo), y al Mar­quez de Olin­da de ata­car al Gua­le­guay, los dos pri­me­ros fue­ron al abor­da­je so­bre el 25 de Ma­yo do­ta­do de seis ca­ño­nes, pe­ro aper­ci­bién­do­se su tri­pu­la­ción de la ma­nio­bra del Ygu­rey, de­sa­pa­re­ció an­tes de que hu­bie­se arri­ma­do a su cos­ta­do, de­jan­do sus ca­ño­nes car­ga­dos a me­tra­lla.
En cuan­to al Gua­le­guay ven­ta­jo­sa­men­te fon­de­a­do en el re­man­so de una pun­ta pe­dre­go­sa y tor­ci­da, fue de­fen­di­do de tie­rra por un vi­vo fue­go de fu­si­le­ría y al­gún ca­ñón pe­que­ño.
El Mar­quez de Olin­da fue en su abor­da­je ba­jo el fue­go di­cho, pe­ro to­can­do pie­dra fue obli­ga­do a re­tro­ce­der a unas ocho cua­dras, de don­de con al­gu­nos ti­ros de su ar­ti­lle­ría apa­gó los fue­gos que des­de las ba­rran­cas y sus hen­di­du­ras de­fen­dí­an la Gua­le­guay e hi­zo to­mar por lan­chas el bu­que ci­ta­do…
A las ocho y me­dia que­dó el Pue­blo en el más pro­fun­do si­len­cio, sin ser más vis­to el gen­tío que al prin­ci­pio se agol­pó a la ri­be­ra, ni fla­me­ar ban­de­ras ar­gen­ti­nas, apa­re­cien­do so­la­men­te ban­de­ras ex­tran­je­ras…”.
Al día si­guien­te, se pro­du­ci­rá la in­va­sión avi­zo­ra­da por La­gra­ña y Co­rrien­tes en­tra­rá de lle­no en la Gue­rra con­tra el Pa­ra­guay.
POR JORGE ENRIQUE DENIRI
EPOCA

Lunes, Diciembre 10, 2018
Campeon de Ciclismo Guillermo Enriquez

Gobierno de corrientes

LOTERIA SORTEOS

Alternative flash content

Requirements

Alternative flash content

Requirements

incone

COMPLEJO TURISTICO LA MARTA
Campeon de Boxeo Mauricio Pezzelato

Alternative flash content

Requirements

Alternative flash content

Requirements