Escucha en vivo

Es­te año, la Jun­ta de His­to­ria de la Pro­vin­cia de Co­rrien­tes ce­le­bra­rá su Con­gre­so de His­to­ria de Co­rrien­tes nú­me­ro XVIII los dí­as 21 y 22 de ju­nio en la lo­ca­li­dad de Ya­pe­yú. Ame­ri­ta en­ton­ces re­fle­xio­nar li­ge­ra­men­te con ni­ve­les de di­vul­ga­ción, so­bre el pa­sa­do de esa ur­be, tan ca­ra a nues­tra iden­ti­dad y la cé­le­bre or­den re­li­gio­sa que le die­ra vi­da.

POR JORGE DENIRI

Ya­pe­yú es la pri­me­ra fun­da­ción de los je­sui­tas en el ac­tual te­rri­to­rio de Co­rrien­tes, por lo que, ade­más de cuan­to en­car­na por ser el si­tio don­de vie­ra la luz el Ge­ne­ral Jo­sé de San Mar­tín, con­si­de­ro vá­li­do ha­cer un po­co de His­to­ria co­lo­nial pa­ra re­cor­dar a aque­llos va­le­ro­sí­si­mos sa­cer­do­tes que tan hon­da hue­lla de­ja­ron en el río de la Pla­ta co­mo pa­ra que Ra­mi­ro de Ma­ez­tu con­si­de­ra­se que su ex­pul­sión por Car­los III fue “el he­cho cen­tral y de­ci­si­vo del si­glo XVIII”.
Es que los dis­cí­pu­los de San Ig­na­cio de Lo­yo­la, con su fer­vor evan­ge­li­za­dor y su po­ten­cia in­te­lec­tual, en­car­na­ron el triun­fo de la Con­tra Re­for­ma en el Nue­vo Mun­do, a tal pun­to que qui­zá re­sul­te vá­li­do afir­mar que hay un “an­tes” y un “des­pués” de los je­sui­tas en el río de la Pla­ta, muy vi­si­ble ge­o­po­lí­ti­ca­men­te só­lo con vi­sua­li­zar los in­men­sos te­rri­to­rios que usu­fruc­tua­ron pa­cí­fi­ca­men­te con sus con­ver­sos, re­sig­na­dos o di­rec­ta­men­te per­di­dos a ma­nos por­tu­gue­sas y bra­si­le­ñas. Por la co­ro­na es­pa­ño­la pri­me­ro y la cor­te­dad de mi­ras por­te­ña lue­go.

Tam­bién hay un “an­tes” y un “des­pués” de la vi­sión his­tó­ri­ca de los je­sui­tas y de sus gua­ra­ní­es mi­sio­ne­ros, que di­vor­cia el pen­sa­mien­to del si­glo XIX y de la pri­me­ra mi­tad del XX, de lo pos­te­rior, por­que al fé­rreo an­ti­cle­ri­ca­lis­mo y al pen­sa­mien­to de­sa­cra­li­za­dor del po­si­ti­vis­mo y las es­cue­las aná­lo­gas a su pen­sa­mien­to, ha su­ce­di­do no só­lo el in­di­ge­nis­mo res­ca­tis­ta que rei­vin­di­ca cuan­to ten­ga vi­sos de “o­ri­gi­na­rio” si­no tam­bién el es­tu­dio pro­fun­do y ob­je­ti­vo de esa or­den que ob­tu­vo ma­yor éxi­to que nin­gu­na otra en su tra­to con los abo­rí­ge­nes.
Un éxi­to que qui­zá na­die ha­ya ex­pli­ca­do me­jor que Tu­lio Hal­pe­rín Don­ghi, cuan­do afir­mó que su ex­pul­sión de­jó en el río de la Pla­ta “un hue­co in­men­so”, atri­bu­yen­do la cau­sa del éxi­to je­suí­ti­co a “…la su­pe­rio­ri­dad cul­tu­ral de esa éli­te in­ter­na­cio­nal que no po­día en­con­trar ri­va­les en­tre los fun­cio­na­rios re­le­ga­dos a ese rin­cón del im­pe­rio que era el Río de la Pla­ta, y aún me­nos los ha­lla­ría en­tre los co­lo­nos mis­mos”.
Los je­sui­tas fun­dan en Co­rrien­tes cua­tro pue­blos, co­mo par­te del mo­vi­mien­to ex­pan­si­vo de la or­den en el pri­mer ter­cio del si­glo XVII, en fun­ción de una po­lí­ti­ca de es­ta­do vin­cu­la­da a la fun­da­ción de re­duc­cio­nes en la cuen­ca del río Uru­guay, pro­duc­to de una au­to­ri­za­ción con­ce­di­da por el go­ber­na­dor Die­go de Cés­pe­des en 1626.
Esos cua­tro pue­blos son Ya­pe­yú, La Cruz, San­to To­mé y San Car­los, y ya en el mis­mo año 1626 el pro­vin­cial je­sui­ta Ni­co­lás Du­rán Mas­tri­lli con­si­de­ra que Ya­pe­yú es el si­tio ide­al pa­ra fa­ci­li­tar las co­mu­ni­ca­cio­nes flu­via­les con Bue­nos Ai­res, por lo que se­rá el pri­me­ro de los cua­tro pue­blos en fun­dar­se a par­tir de una ini­cia­ti­va mi­sio­ne­ra de San Ro­que Gon­zá­lez de San­ta Cruz.
En un es­cri­to, Du­rán Mas­tri­lli re­se­ña la fun­da­ción di­cien­do: “Cuan­do vol­ví del Guay­rá con­for­mán­do­me ca­da día más en que con­ve­nía ocu­par es­te pues­to, me de­ter­mi­né ir yo allí en per­so­na con el pa­dre Ro­que y el pa­dre Pe­dro Ro­me­ro, y dar prin­ci­pio a la fun­da­ción con los in­dios que ha­lla­se. Hi­ci­mos nues­tro via­je y ha­lla­mos só­lo tres ca­sas con cien in­dios, los cua­les me re­ci­bie­ron con ale­gría y re­par­tién­do­les al­gu­nas co­sas que yo lle­va­ba, pa­ra ga­nar­les la vo­lun­tad, que­dan muy ami­gos y gus­tan mu­cho que qui­sié­ra­mos fun­dar allí pue­blo, dan­do prin­ci­pio a él con mu­cho con­ten­to, el 4 de fe­bre­ro de 1627. Y lo to­ma­ron tan de ve­ras que an­tes de par­tir ha­bía ya cor­ta­da la ma­de­ra pa­ra le­van­tar una bue­na igle­sia en el si­tio que les se­ña­lé y des­mon­tar pa­ra las se­men­te­ras, que es la pri­me­ra co­sa que se ha­ce en la fun­da­ción de ca­da re­duc­ción”.

Tres años más tar­de, en 1629, mer­ced a la ac­ción mi­sio­nal del je­sui­ta pa­dre Pe­dro Ro­me­ro, se fun­da La Cruz, que ten­drá va­rias de­no­mi­na­cio­nes pro­duc­to de sus cam­bios de ubi­ca­ción: Nues­tra Se­ño­ra de la Asun­ción del Aca­ra­guá, Asun­ción del Mbo­ro­ré. Y fi­nal­men­te La Cruz (en Co­rrien­tes, lue­go de un tras­la­do tem­po­ra­rio a Ya­pe­yú).
El ter­cer pue­blo je­suí­ti­co, San Car­los, lo fun­da en 1631 el pa­dre Pe­dro Mo­la, en Ca­a­pí, so­bre el río Uru­guay. De­di­ca­da a San Car­los Bo­rro­me­o, fue co­no­ci­da co­mo San Car­los del Ca­a­pí. En 1635. Se tras­la­da cer­ca de Can­de­la­ria, por los ata­ques de los ma­me­lu­cos, en 1639. Se ins­ta­la en las na­cien­tes del río Agua­pey y en 1652 ex­pe­ri­men­ta una nue­va mu­dan­za en las in­me­dia­cio­nes, a su ubi­ca­ción ac­tual.
La úl­ti­ma fun­da­ción, San­to To­mé, la re­a­li­zan en 1632 los pa­dres. Luis Er­not y Ma­nuel Ber­tod, so­bre el Te­bi­cua­rí, cer­ca del río Ibi­cuí. Fue co­no­ci­da co­mo San­to To­mé Após­tol. En 1634 ya tie­ne 1200 fa­mi­lias y es­cue­la; por su cre­ci­mien­to es co­no­ci­da co­mo “Ta­pé” (Ciu­dad), dán­do­le nom­bre a to­da la pro­vin­cia se­gún di­ce el pa­dre Mon­to­ya.
Sin em­bar­go, en 1649 en­tra en cri­sis por di­ver­sas ra­zo­nes: epi­de­mias, una pla­ga de ti­gres ce­ba­dos y los ata­ques de los ma­me­lu­cos. Los re­du­ci­dos cru­zan el río en más de 200 ca­no­as y se re­fu­gian en Ya­pe­yú. De allí se tras­la­dan a la ubi­ca­ción ac­tual de la lo­ca­li­dad.
A pe­sar de las tra­di­cio­nes y le­yen­das so­bre el ro­tun­do éxi­to de las mi­sio­nes je­suí­ti­cas, la re­a­li­dad es que a los abo­rí­ge­nes re­du­ci­dos les cos­tó acos­tum­brar­se a vi­vir en las re­duc­cio­nes y no en sus cha­cras.
No obs­tan­te, lo­gra­ban bue­nas co­se­chas de ce­re­a­les y de al­go­dón aun­que de­bie­ron en­fren­tar se­quí­as y man­gas de lan­gos­ta.
En ma­te­ria de ga­na­de­rí­a, que fue una de las gran­des in­no­va­cio­nes de los Je­sui­tas, los gua­ra­ní­es se adap­ta­ron rá­pi­da­men­te y se hi­cie­ron jus­ta­men­te cé­le­bres los ya­pe­yua­nos. Los re­ba­ños se for­ma­ban re­a­li­zan­do va­que­rí­as, que fue­ron lue­go el nu­do de los pro­lon­ga­dos y du­ros con­flic­tos de Ya­pe­yú con la ciu­dad de Co­rrien­tes, a tal pun­to que ya en 1694, el pro­vin­cial de los Je­sui­tas Lau­ro Nú­ñez, or­de­nó que no se va­que­a­ra en el te­rri­to­rio de Co­rrien­tes.

Sin em­bar­go, los con­flic­tos per­sis­tie­ron de­bi­do al ago­ta­mien­to del ga­na­do ci­ma­rrón, y en 1673 los je­sui­tas de­ci­die­ron ex­tra­er ani­ma­les de la lla­ma­da “Va­que­ría del Mar”, si­tua­da en lo que ac­tual­men­te es te­rri­to­rio uru­gua­yo.
En 1692 se for­mó San­tia­go, la pri­me­ra es­tan­cia de Ya­pe­yú, y en 1694 la es­tan­cia San Jo­sé.
A co­mien­zos del si­glo XVIII, en 1705, se arre­an gran nú­me­ro de va­cu­nos des­de la Va­que­ría del mar, pa­ra for­mar la lla­ma­da “Va­que­ría de los Pi­na­res”, en un es­pa­cio ge­o­grá­fi­co que hoy es par­te del Bra­sil, pe­ro en 1730, esa va­que­ría es des­trui­da por los por­tu­gue­ses, lo que obli­ga a los je­sui­tas a for­mar es­tan­cias en los 4 pue­blos, con sus pues­tos, co­rra­les, ca­pi­llas y ran­chos pa­ra vi­vien­da. Allí se crí­an va­cu­nos, ca­ba­llos, ye­guas, ove­jas, car­ne­ros y mu­las, y la prin­ci­pal es Ya­pe­yú que en 1768 tie­ne 48.119 va­cas, 6.596 le­che­ras, 5.700 bue­yes, 340 mu­las, 46.118 ove­jas, 5.774 equi­nos.
En la pró­xi­ma no­ta se re­se­ña­rán las ca­rac­te­rís­ti­cas de los pue­blos, sus pro­ble­mas de lí­mi­tes, sus ins­ti­tu­cio­nes, su vi­da cul­tu­ral y re­li­gio­sa, las ra­zo­nes de su apo­geo y las cau­sas de su de­ca­den­cia: la gue­rra gua­ra­ní­ti­ca y la ca­tás­tro­fe que les sig­ni­fi­có la ex­pul­sión.
En no­ta pos­te­rior, se­rá his­to­ria­do es­pe­cial­men­te el di­la­ta­do con­flic­to de los je­sui­tas, sus re­duc­cio­nes y los gua­ra­ní­es mi­sio­ne­ros con los co­rren­ti­nos y su his­to­rio­gra­fía clá­si­ca.
FUENTE: EPOCA

Sábado, Diciembre 15, 2018
Profesores Osuna y Vivaldo ENET Nº 1

Gobierno de corrientes

LOTERIA SORTEOS

Alternative flash content

Requirements

Alternative flash content

Requirements

incone

COMPLEJO TURISTICO LA MARTA
Campeon y Sub Campeon de Rally

Alternative flash content

Requirements

Alternative flash content

Requirements