Escucha en vivo

Es­te año, la Jun­ta de His­to­ria de la Pro­vin­cia de Co­rrien­tes ce­le­bra­rá su Con­gre­so de His­to­ria de Co­rrien­tes nú­me­ro XVIII los dí­as 21 y 22 de ju­nio en la lo­ca­li­dad de Ya­pe­yú. Ame­ri­ta en­ton­ces re­fle­xio­nar li­ge­ra­men­te con ni­ve­les de di­vul­ga­ción, so­bre el pa­sa­do de esa ur­be, tan ca­ra a nues­tra iden­ti­dad y la cé­le­bre or­den re­li­gio­sa que le die­ra vi­da.

POR JORGE DENIRI

Ya­pe­yú es la pri­me­ra fun­da­ción de los je­sui­tas en el ac­tual te­rri­to­rio de Co­rrien­tes, por lo que, ade­más de cuan­to en­car­na por ser el si­tio don­de vie­ra la luz el Ge­ne­ral Jo­sé de San Mar­tín, con­si­de­ro vá­li­do ha­cer un po­co de His­to­ria co­lo­nial pa­ra re­cor­dar a aque­llos va­le­ro­sí­si­mos sa­cer­do­tes que tan hon­da hue­lla de­ja­ron en el río de la Pla­ta co­mo pa­ra que Ra­mi­ro de Ma­ez­tu con­si­de­ra­se que su ex­pul­sión por Car­los III fue “el he­cho cen­tral y de­ci­si­vo del si­glo XVIII”.
Es que los dis­cí­pu­los de San Ig­na­cio de Lo­yo­la, con su fer­vor evan­ge­li­za­dor y su po­ten­cia in­te­lec­tual, en­car­na­ron el triun­fo de la Con­tra Re­for­ma en el Nue­vo Mun­do, a tal pun­to que qui­zá re­sul­te vá­li­do afir­mar que hay un “an­tes” y un “des­pués” de los je­sui­tas en el río de la Pla­ta, muy vi­si­ble ge­o­po­lí­ti­ca­men­te só­lo con vi­sua­li­zar los in­men­sos te­rri­to­rios que usu­fruc­tua­ron pa­cí­fi­ca­men­te con sus con­ver­sos, re­sig­na­dos o di­rec­ta­men­te per­di­dos a ma­nos por­tu­gue­sas y bra­si­le­ñas. Por la co­ro­na es­pa­ño­la pri­me­ro y la cor­te­dad de mi­ras por­te­ña lue­go.

Tam­bién hay un “an­tes” y un “des­pués” de la vi­sión his­tó­ri­ca de los je­sui­tas y de sus gua­ra­ní­es mi­sio­ne­ros, que di­vor­cia el pen­sa­mien­to del si­glo XIX y de la pri­me­ra mi­tad del XX, de lo pos­te­rior, por­que al fé­rreo an­ti­cle­ri­ca­lis­mo y al pen­sa­mien­to de­sa­cra­li­za­dor del po­si­ti­vis­mo y las es­cue­las aná­lo­gas a su pen­sa­mien­to, ha su­ce­di­do no só­lo el in­di­ge­nis­mo res­ca­tis­ta que rei­vin­di­ca cuan­to ten­ga vi­sos de “o­ri­gi­na­rio” si­no tam­bién el es­tu­dio pro­fun­do y ob­je­ti­vo de esa or­den que ob­tu­vo ma­yor éxi­to que nin­gu­na otra en su tra­to con los abo­rí­ge­nes.
Un éxi­to que qui­zá na­die ha­ya ex­pli­ca­do me­jor que Tu­lio Hal­pe­rín Don­ghi, cuan­do afir­mó que su ex­pul­sión de­jó en el río de la Pla­ta “un hue­co in­men­so”, atri­bu­yen­do la cau­sa del éxi­to je­suí­ti­co a “…la su­pe­rio­ri­dad cul­tu­ral de esa éli­te in­ter­na­cio­nal que no po­día en­con­trar ri­va­les en­tre los fun­cio­na­rios re­le­ga­dos a ese rin­cón del im­pe­rio que era el Río de la Pla­ta, y aún me­nos los ha­lla­ría en­tre los co­lo­nos mis­mos”.
Los je­sui­tas fun­dan en Co­rrien­tes cua­tro pue­blos, co­mo par­te del mo­vi­mien­to ex­pan­si­vo de la or­den en el pri­mer ter­cio del si­glo XVII, en fun­ción de una po­lí­ti­ca de es­ta­do vin­cu­la­da a la fun­da­ción de re­duc­cio­nes en la cuen­ca del río Uru­guay, pro­duc­to de una au­to­ri­za­ción con­ce­di­da por el go­ber­na­dor Die­go de Cés­pe­des en 1626.
Esos cua­tro pue­blos son Ya­pe­yú, La Cruz, San­to To­mé y San Car­los, y ya en el mis­mo año 1626 el pro­vin­cial je­sui­ta Ni­co­lás Du­rán Mas­tri­lli con­si­de­ra que Ya­pe­yú es el si­tio ide­al pa­ra fa­ci­li­tar las co­mu­ni­ca­cio­nes flu­via­les con Bue­nos Ai­res, por lo que se­rá el pri­me­ro de los cua­tro pue­blos en fun­dar­se a par­tir de una ini­cia­ti­va mi­sio­ne­ra de San Ro­que Gon­zá­lez de San­ta Cruz.
En un es­cri­to, Du­rán Mas­tri­lli re­se­ña la fun­da­ción di­cien­do: “Cuan­do vol­ví del Guay­rá con­for­mán­do­me ca­da día más en que con­ve­nía ocu­par es­te pues­to, me de­ter­mi­né ir yo allí en per­so­na con el pa­dre Ro­que y el pa­dre Pe­dro Ro­me­ro, y dar prin­ci­pio a la fun­da­ción con los in­dios que ha­lla­se. Hi­ci­mos nues­tro via­je y ha­lla­mos só­lo tres ca­sas con cien in­dios, los cua­les me re­ci­bie­ron con ale­gría y re­par­tién­do­les al­gu­nas co­sas que yo lle­va­ba, pa­ra ga­nar­les la vo­lun­tad, que­dan muy ami­gos y gus­tan mu­cho que qui­sié­ra­mos fun­dar allí pue­blo, dan­do prin­ci­pio a él con mu­cho con­ten­to, el 4 de fe­bre­ro de 1627. Y lo to­ma­ron tan de ve­ras que an­tes de par­tir ha­bía ya cor­ta­da la ma­de­ra pa­ra le­van­tar una bue­na igle­sia en el si­tio que les se­ña­lé y des­mon­tar pa­ra las se­men­te­ras, que es la pri­me­ra co­sa que se ha­ce en la fun­da­ción de ca­da re­duc­ción”.

Tres años más tar­de, en 1629, mer­ced a la ac­ción mi­sio­nal del je­sui­ta pa­dre Pe­dro Ro­me­ro, se fun­da La Cruz, que ten­drá va­rias de­no­mi­na­cio­nes pro­duc­to de sus cam­bios de ubi­ca­ción: Nues­tra Se­ño­ra de la Asun­ción del Aca­ra­guá, Asun­ción del Mbo­ro­ré. Y fi­nal­men­te La Cruz (en Co­rrien­tes, lue­go de un tras­la­do tem­po­ra­rio a Ya­pe­yú).
El ter­cer pue­blo je­suí­ti­co, San Car­los, lo fun­da en 1631 el pa­dre Pe­dro Mo­la, en Ca­a­pí, so­bre el río Uru­guay. De­di­ca­da a San Car­los Bo­rro­me­o, fue co­no­ci­da co­mo San Car­los del Ca­a­pí. En 1635. Se tras­la­da cer­ca de Can­de­la­ria, por los ata­ques de los ma­me­lu­cos, en 1639. Se ins­ta­la en las na­cien­tes del río Agua­pey y en 1652 ex­pe­ri­men­ta una nue­va mu­dan­za en las in­me­dia­cio­nes, a su ubi­ca­ción ac­tual.
La úl­ti­ma fun­da­ción, San­to To­mé, la re­a­li­zan en 1632 los pa­dres. Luis Er­not y Ma­nuel Ber­tod, so­bre el Te­bi­cua­rí, cer­ca del río Ibi­cuí. Fue co­no­ci­da co­mo San­to To­mé Após­tol. En 1634 ya tie­ne 1200 fa­mi­lias y es­cue­la; por su cre­ci­mien­to es co­no­ci­da co­mo “Ta­pé” (Ciu­dad), dán­do­le nom­bre a to­da la pro­vin­cia se­gún di­ce el pa­dre Mon­to­ya.
Sin em­bar­go, en 1649 en­tra en cri­sis por di­ver­sas ra­zo­nes: epi­de­mias, una pla­ga de ti­gres ce­ba­dos y los ata­ques de los ma­me­lu­cos. Los re­du­ci­dos cru­zan el río en más de 200 ca­no­as y se re­fu­gian en Ya­pe­yú. De allí se tras­la­dan a la ubi­ca­ción ac­tual de la lo­ca­li­dad.
A pe­sar de las tra­di­cio­nes y le­yen­das so­bre el ro­tun­do éxi­to de las mi­sio­nes je­suí­ti­cas, la re­a­li­dad es que a los abo­rí­ge­nes re­du­ci­dos les cos­tó acos­tum­brar­se a vi­vir en las re­duc­cio­nes y no en sus cha­cras.
No obs­tan­te, lo­gra­ban bue­nas co­se­chas de ce­re­a­les y de al­go­dón aun­que de­bie­ron en­fren­tar se­quí­as y man­gas de lan­gos­ta.
En ma­te­ria de ga­na­de­rí­a, que fue una de las gran­des in­no­va­cio­nes de los Je­sui­tas, los gua­ra­ní­es se adap­ta­ron rá­pi­da­men­te y se hi­cie­ron jus­ta­men­te cé­le­bres los ya­pe­yua­nos. Los re­ba­ños se for­ma­ban re­a­li­zan­do va­que­rí­as, que fue­ron lue­go el nu­do de los pro­lon­ga­dos y du­ros con­flic­tos de Ya­pe­yú con la ciu­dad de Co­rrien­tes, a tal pun­to que ya en 1694, el pro­vin­cial de los Je­sui­tas Lau­ro Nú­ñez, or­de­nó que no se va­que­a­ra en el te­rri­to­rio de Co­rrien­tes.

Sin em­bar­go, los con­flic­tos per­sis­tie­ron de­bi­do al ago­ta­mien­to del ga­na­do ci­ma­rrón, y en 1673 los je­sui­tas de­ci­die­ron ex­tra­er ani­ma­les de la lla­ma­da “Va­que­ría del Mar”, si­tua­da en lo que ac­tual­men­te es te­rri­to­rio uru­gua­yo.
En 1692 se for­mó San­tia­go, la pri­me­ra es­tan­cia de Ya­pe­yú, y en 1694 la es­tan­cia San Jo­sé.
A co­mien­zos del si­glo XVIII, en 1705, se arre­an gran nú­me­ro de va­cu­nos des­de la Va­que­ría del mar, pa­ra for­mar la lla­ma­da “Va­que­ría de los Pi­na­res”, en un es­pa­cio ge­o­grá­fi­co que hoy es par­te del Bra­sil, pe­ro en 1730, esa va­que­ría es des­trui­da por los por­tu­gue­ses, lo que obli­ga a los je­sui­tas a for­mar es­tan­cias en los 4 pue­blos, con sus pues­tos, co­rra­les, ca­pi­llas y ran­chos pa­ra vi­vien­da. Allí se crí­an va­cu­nos, ca­ba­llos, ye­guas, ove­jas, car­ne­ros y mu­las, y la prin­ci­pal es Ya­pe­yú que en 1768 tie­ne 48.119 va­cas, 6.596 le­che­ras, 5.700 bue­yes, 340 mu­las, 46.118 ove­jas, 5.774 equi­nos.
En la pró­xi­ma no­ta se re­se­ña­rán las ca­rac­te­rís­ti­cas de los pue­blos, sus pro­ble­mas de lí­mi­tes, sus ins­ti­tu­cio­nes, su vi­da cul­tu­ral y re­li­gio­sa, las ra­zo­nes de su apo­geo y las cau­sas de su de­ca­den­cia: la gue­rra gua­ra­ní­ti­ca y la ca­tás­tro­fe que les sig­ni­fi­có la ex­pul­sión.
En no­ta pos­te­rior, se­rá his­to­ria­do es­pe­cial­men­te el di­la­ta­do con­flic­to de los je­sui­tas, sus re­duc­cio­nes y los gua­ra­ní­es mi­sio­ne­ros con los co­rren­ti­nos y su his­to­rio­gra­fía clá­si­ca.
FUENTE: EPOCA

Viernes, Septiembre 21, 2018
Referentes de Agricultura Familiar

Gobierno de corrientes

Alternative flash content

Requirements

Alternative flash content

Requirements

Concejal Ludmila Baldi

COMPLEJO TURISTICO LA MARTA
Presidente Club La Bahia

Alternative flash content

Requirements

LOTERIA SORTEOS

Alternative flash content

Requirements

Entrevista con Infobae de Alberto Abad sobre economia
Horoscopo 20 de Septiembre