Por qué los sobrevivientes de COVID-19 pueden estar en riesgo de depresión y tener consecuencias neuropsiquiátricas

DEPRE.JPEG

Un estudio reveló que el 52 por ciento de las personas que se recuperaron, cumplían con los criterios de trastorno depresivo mayor.

A su vez, el doble de pacientes con COVID-19 recibieron un diagnóstico psiquiátrico después de la recuperación

La depresión y el COVID-19 son dos cuestiones que tienen mucho que ver. Psicólogos y psiquiatras vienen advirtiendo sobre cómo el cuadro general de la pandemia afecta nuestro ánimo. Ahora, dos nuevos estudios dan cuenta de cómo los síntomas de COVID-19 se asocian con la probabilidad de síntomas depresivos o trastornos psiquiátricos posteriores.

El primer estudio, que fue realizado por investigadores del Hospital General de Massachusetts en Boston, ha descubierto que algunos pacientes con COVID-19, sufren síntomas prolongados después de la recuperación, tales como ansiedad , trastornos del estado de ánimo, problemas para dormir y fatiga, y que tienen un mayor riesgo de depresión.

El estudio examinó a más de 3.900 estadounidenses con enfermedad COVID-19 previa encuestados a través de cuestionarios en línea entre mayo de 2020 y enero de 2021. Se pidió a los participantes que indicaran la presencia o ausencia de síntomas específicos y que informaran por sí mismos la gravedad general de la infección por COVID-19.

Luego, los participantes completaron una prueba de detección de síntomas de depresión y se consideró que aquellos con una puntuación superior a 10 padecían síntomas depresivos. El tiempo promedio desde los síntomas iniciales de COVID-19 fue de cuatro meses.

Un total de 2046 participantes (52,4 por ciento) cumplieron los criterios de síntomas del trastorno depresivo mayor. Los resultados del estudio demostraron que los síntomas depresivos eran más prevalentes en pacientes más jóvenes, hombres y aquellos que informaron que sus infecciones por COVID-19 eran más graves.

Los autores del estudio reconocen que no controlaron a los participantes por antecedentes de episodios depresivos, por lo que no pueden atribuir estos síntomas a una nueva aparición de depresión o determinar si aquellos con síntomas depresivos preexistentes, podrían tener un mayor riesgo de contraer COVID-19.

Ansiedad y la depresión

El segundo estudio de la Universidad de Oxford, que analiza más ampliamente el desarrollo de trastornos psiquiátricos, incluida la ansiedad y la depresión, después del diagnóstico de COVID-19, arroja algo de luz sobre estas preguntas. El estudio analiza los registros de salud electrónicos de 69 millones de estadounidenses, 62,354 de los cuales tenían un diagnóstico de COVID-19. Casi el 6 por ciento de las personas diagnosticadas con COVID-19 desarrollaron un trastorno psiquiátrico por primera vez en 90 días, en comparación con el 3,4 por ciento de los pacientes que no tenían COVID-19. Los diagnósticos psiquiátricos después de recuperarse de COVID-19 fueron dos veces más altos que los de ser diagnosticados con una condición psiquiátrica después de recuperarse de la influenza.

Estos números demuestran las importantes consecuencias neuropsiquiátricas de la infección por COVID-19 en algunos pacientes en comparación con otros eventos de salud. Además de este estudio, varios expertos predicen que 1 de cada 3 pacientes que se recuperan de COVID-19 podrían experimentar secuelas neurológicas o psicológicas de sus infecciones.

Finalmente, los pacientes con trastornos psiquiátricos preexistentes tenían un 65 por ciento más de probabilidades de ser diagnosticados con COVID-19. Si bien este es solo un estudio, el tamaño de la muestra es significativo y destaca cómo los trastornos psiquiátricos como otras enfermedades crónicas como la obesidad y la diabetes pueden dejar a nuestra población especialmente vulnerable a futuras epidemias y pandemias como COVID-19.

Ambos estudios contribuyen a un creciente cuerpo de evidencia que nos implora que consideremos las posibles consecuencias neuropsiquiátricas de la infección por COVID-19. Se deben hacer esfuerzos para establecer un médico de atención primaria para los pacientes a los que se les diagnostica COVID-19 que pueda guiarlos a través de todos los elementos del proceso de recuperación. La atención de seguimiento para los pacientes posteriores al COVID-19 debe incluir exámenes psiquiátricos y vías para el tratamiento y la atención si los pacientes desarrollan síntomas de depresión u otro trastorno psiquiátrico.

Las cifras generales en el segundo estudio podrían ser más altas debido a las barreras para acceder a la atención y el tratamiento. Necesitamos comenzar a construir la infraestructura de tratamiento de salud mental que sirva a toda la afluencia de pacientes que han desarrollado una o más enfermedades mentales como consecuencia directa o indirecta del COVID-19.
INFOBAE

0
0
0
s2sdefault
powered by social2s

Pinturería Todo Color

© 2017 - 2021 Todos los Derechos Reservados - Diseño: IN-CO-NE