Coronavirus: cómo se practican en Argentina los tests anales que proliferan en el mundo

TEST.JPEG

Los investigadores creen que son más efectivos. Entrevista con la investigadora del Conicet, Marcela Echavarria, que los estudia en CEMIC.

Los estándares de diagnóstico actuales involucran la detección del SARS-CoV-2 en hisopos nasofaríngeos (NPS). PCR es la prueba más habitual, utilizada por el Sistema Nacional de Salud, para detectar la infección a partir de muestras en fluidos respiratorios. Actualmente, también lo es la saliva. Pero investigadores encontraron que la ARN y las proteínas del SARS-CoV 2 que causa Covid-19 se eliminan por las heces en las primeras etapas de la enfermedad y que los testeos en esa zona serían más efectivos que los bucales y nasales.

Después de que algunas ciudades chinas oficializaran el uso de hisopados anales para identificar restos de coronavirus en el tracto gastrointestinal, los tests llegaron a distintas regiones de España para ser practicados en pacientes graves y de riesgo que ya cursan la infección. Rescatan que hay mayor precisión en el resultado.

¿Argentina podría sumarse a la lista de países que practican hisopados anales? Marcela Echavarría, bioquímica especialista en virología e investigadora independiente de Conicet, los practica en el Centro de Educación Médica e Investigaciones Clínicas (CEMIC), en cuya unidad de virología es vicedirectora, con fines de investigación. El estudio ya fue hecho en una cifra que ronda los 30 pacientes internados y se estima implementarlo en 150. No están previstos aún para asistencia ni uso masivo (porque hay mucha variabilidad), aclaran desde la institución.

En mayo de 2020, el proyecto de Echavarría titulado “Cinética viral y respuesta inmunológica al SARS-CoV-2” ganó un subsidio (otorgado por Foncyt a través del préstamo del BID) que le permitió estudiar el comportamiento del virus a lo largo del tiempo (ver si persiste, con qué carga viral y por cuánto tiempo) en pacientes positivos. Para ello, observa diferentes muestras clínicas a lo largo de la enfermedad (hisopados nasofaríngeo, de saliva, de materia fecal y en sangre).

“Es parte de una investigación en la que estamos aprendiendo a comprender cómo es la evolución y replicación del virus. La toma de muestra de materia fecal e hisopado anal es menos homogénea que el resto y además, implica la presencia de inhibidores que casualmente pueden interferir en la PCR. Todo ello exige protocolos estandarizados y laboratorios entrenados en manipular materia fecal. Fue un largo proceso poner a punto este tipo de muestra”, explica la científica.

Y agrega: “Hay veces que clínicamente en los pacientes son compatibles con Covid-19, pero el hisopado nasofaríngeo da un resultado negativo. Por eso, estudiamos otras muestras clínicas. La materia fecal puede llegar a ser positiva por un tiempo más prolongado que una muestra de hisopado nasofaríngeo.
Hisopados anales en estudio

El test anal es complementario del conocimiento que se tiene sobre el comportamiento del virus en el tracto respiratorio, no sustitutivo. De acuerdo a la especialista, sirve para disminuir los falsos negativos y confirmar casos en pacientes con sospecha clínica, pero con hisopados negativos.

“Necesitamos estudios prospectivos que comparen el hisopado nasal con el anal con la PCR correspondiente para poder determinar cuál es el grado de correlación entre ambas muestras en pacientes ambulatorios”, puntualiza.

¿Cómo se practica un test anal? Estas pruebas se realizan insertando el hisopo en el ano, a unos tres o cinco centímetros de profundidad, y rotándolo suavemente. Al sacarlo, se introduce en el tubo de muestreo, que contiene una solución de conservación de virus, y se envía a laboratorio para determinar la presencia del SARS-COV-2 en el tacto rectal.

La comunidad científica coincide en que la vía respiratoria es fuente de transmisión. “Hoy, no tenemos fundamentos para afirmar que la vía fecal pueda propagar también el virus. No sabemos si lo que detectamos en este tipo de muestra es virus infeccioso o remanente de RNA (material genómico). Lo que confirma si algo es replicativo (infeccioso) o no son los métodos de cultivo, que no pueden practicarse masivamente porque requieren de un nivel de bioseguridad mayor”, concluye.
CLARIN

0
0
0
s2sdefault
powered by social2s

Pinturería Norte

© 2017 - 2021 Todos los Derechos Reservados - Diseño: IN-CO-NE